Entrevista a Miguel Berzal de Miguel.

Foto Tomada por: Álvaro Corrales

De literatura, cine, música y sueños, hablamos con Miguel Berzal de Miguel (Madrid), un joven artista de personalidad poliédrica y generosa que cuenta con cuatro libros en su haber; un exitoso largometraje que obtuvo 19 candidaturas en los Premios Goya, y una incipiente carrera como tenor lírico.

Maria Teresa: En 2012 públicas “El Refugio” (AM Editorial), una serie de relatos que tras una primera lectura pueden parecer oscuros, pero en realidad son una cura. ¿Cómo los definirías tú?

Miguel Berzal de Miguel: “El refugio” fue mi primer libro, se publicó cuando estaba en la universidad y fue muy importante para mí. Son un conjunto de relatos y novelas cortas psicológicas, con suspense, y, sí, son duras. Pero, en la mayoría, también hay luz: esperanza, perdón, felicidad, amor o bondad.

M.T: En 2017 llega “Entre Parientes”, uno de los veinte libros seleccionados en el Premio Gregorio Samsa; supuso la publicación de tu primera novela. ¿De dónde nace?

M.B.M: La historia de “Entre parientes” se me ocurrió una noche de verano que no podía dormir. A la mañana siguiente, nada más levantarme, empecé a escribirla. No sé cómo funciona la inspiración: cómo de repente surge una historia en mi cabeza y ya no me quedo tranquilo hasta que la termino, cómo empiezo a profundizar en las mentes y los corazones de personajes que yo mismo estoy creando. Sé que ocurre, a mí me pasa desde que con 6 o 7 años, una tarde, dejé de jugar, me senté y escribí mi primer cuento. Llevo toda mi vida escribiendo.

Fue un honor ser uno de los veinte seleccionados en el “Premio Gregorio Samsa de Novela 2016”. Estoy muy agradecido a su prestigioso jurado. Era el primer premio al que me inscribía en mi vida y participaron más de 315 obras. Recuerdo, perfectamente, cuando se pusieron en contacto conmigo. Estaba en el Festival de Cine de Marbella donde mi último cortometraje, “Nomeolvides”, estaba nominado. Poco después, me anunciaron que mi tercer libro, “Las horas muertas”, también, había quedado entre los primeros de otro premio literario.

M.T: En “Las Horas Muertas” (Ediciones Oblicuas) eliges la ciudad de Madrid como nexo de unión de un montón de historias que, aunque dispares entre sí, tienen en la búsqueda de la verdad, un hilo rojo que las conecta.

M.B.M: En realidad, toda mi obra literaria y cinematográfica está ambientada en Madrid. Es mi ciudad. Aunque mis historias pueden trasladarse a cualquier país porque, al ser psicológicas, son internacionales. El alma humana es la misma en todas partes. Por eso, he tenido el honor de recibir premios en países tan distintos como la India, Argentina, Kenia, Noruega o Estados Unidos.

En la cotidianeidad de las vidas de los personajes de los relatos y novelas cortas de “Las horas muertas” hay algo que no va bien, que no es lo que parece. El lector lo tiene que ir descubriendo.

M.T: También hay mucha inquietud, desasosiego …

M.B.M: Hay muchos sentimientos en “Las horas muertas”. Como escritor mi trabajo consiste en generar interés en el lector.

M.T: Háblanos de “Náuseas & La Hiedra”, creo que es lo último que has publicado con la editorial Ápeiron.

M.B.M: “Náuseas & La hiedra” es mi cuarto libro: dos novelas independientes. El primero que se publica sin que haya tenido que destacar en ningún premio literario. Sencillamente, mi manuscrito gustó al equipo de Ápeiron Ediciones y han decido volver a apostar por mí. Es un honor formar parte de su catálogo.

El libro se publicó a finales de 2019 y, a pesar de que no se ha podido realizar ningún acto por el confinamiento, está teniendo muy buena acogida, muy buenas críticas. Estoy muy agradecido.

En las presentaciones de mis libros siempre me gusta combinar mi profesión de escritor con la de director de cine: primero, habla un experto en literatura y, luego, un actor lee un fragmento de la obra. Con “Entre parientes”, leyó la actriz Mayte Atarés a la que he dirigido en dos cortometrajes: “Cuidar a Ruth” (2014) y “Nomeolvides” (2016). Con “Las horas muertas”, leyó la actriz Esmeralda Moya que es parte del reparto de mi largometraje “Sin novedad”.

Esta vez quería incluir, también, la música. Debido a la terrible pandemia que está sufriendo el mundo, se me ocurrió que podía hacerse la presentación de otra forma.  Hace una semana, el actor Félix Gómez leyó para redes sociales parte de la novela “Náuseas” y, hace tres días, el tenor Charles Castronovo me honró al enviarme un vídeo leyendo “La hiedra”.

M.T: Miguel, en tus letras está presente el dolor, pero pareciera que te niegas a cerrar la puerta de la esperanza. En el Capítulo VIII de “Nauseas”, pones en la boca de Carlos la siguiente frase: “No hay sólo una vida o una forma de ser. Hay muchas”. También escribes en el mismo relato:” Tener que cargar con un enfermo es algo que no se perdona”. ¡Te comes bien el coco, Miguel!

M.B.M:  Jajaja

Prefiero no desvelar ahora al lector nada en concreto y dejarle que lo descubra solo. Pero, por supuesto, nunca se debe perder la esperanza. A veces es difícil, por eso, también, he creado personajes sumidos en la amargura, el resentimiento o la nostalgia enfermiza e incapaces de salir de ese pozo.

M.T: Te gusta abordar las relaciones humanas porque siempre son complejas. ¿No?

M.B.M: Cada ser humano encierra en su interior todo un mundo de sentimientos, sufrimientos, alegrías, odios, sueños. En el interior de mis personajes me sumerjo para crear mis historias. Rara vez, describo físicamente a un personaje, lo que me interesa es su alma.

M.T: Tus personajes tienen ideales; todos sueñan con algo, por ejemplo, con que los quieran. ¿Crees que los sueños se alcanzan finalmente?

M.B.M: No lo sé. Ojalá. Sería bonito que todos viéramos cómo nuestros sueños se hacen realidad ¿verdad? Pero creo que la vida nos va dando lecciones y, a veces, te quita y, de pronto, te premia con algo que no habías pedido y que, sin embargo, te ayuda a alcanzar la felicidad.

M.T: ¿A Miguel Berzal de Miguel le ayuda narrar las emociones?

M.B.M: Yo no sé vivir sin crear, sin escribir. Para mí es mucho más que una profesión: es una necesidad.

M.T: Creo que todos tus personajes destilan cierta pureza, aunque no sea fácil verla por la dureza de algunas historias.

M.B.M: Ojalá pueda conseguir que el lector descubra fortaleza donde, en un principio, vio debilidad, o bondad, donde en un primer momento, percibió brusquedad o frialdad. Muchos de mis relatos consisten en eso, precisamente.

Foto Tomada por: Álvaro Corrales

M.T: La lectura que hago al terminar tus libros, es la de que tus personajes son, ante todo, sencillos. ¿Tú eres así?

M.B.M: Pienso justo lo contrario jajaja Creo que mis personajes son muy complejos. En cambio, yo soy muy sencillo. En mi vida real, no me interesan nada la doblez ni las segundas intenciones ni la maldad ni la deslealtad.

M.T: ¿Cómo surge la idea de hacer cine?

M.B.M: Mi pasión por el cine vino poco después de empezar a escribir cuentos, cuando era un niño. Siempre quise formar parte de ese mundo del cine, de la música, del teatro. Aunque tardé en encontrar mi sitio. Mientras estudiaba mi carrera de Comunicación Audiovisual hice muchos cursos de radio, presentación en televisión, interpretación, entre otros. Finalmente, me di cuenta de que quería ser director. Cuando terminé mi carrera, estudié un Máster en Dirección Cinematográfica. También, otro en Regiduría teatral. Las clases del Máster de Cine eran por las tardes hasta las diez; las de teatro, por las mañanas.

M.T: Has escrito, dirigido y producido el largometraje “Sin Novedad”. ¿Qué te dio esa película?

M.B.M: Me ha dado tanto. 54 premios en menos de un año e infinidad de mensajes, correos electrónicos y momentos con el público que me han emocionado y que guardo para mí. Soy muy afortunado porque, desde que empecé con mi primer cortometraje, “Cuidar a Ruth” (2014), no he dejado de recibir mensajes alucinantes de gente de tantas partes del mundo, muchos de estrellas de la televisión de Dinamarca o Italia o profesionales de Francia, Argentina, Cleveland o divos de la ópera que han visto mi trabajo. Las profesiones artísticas son muy duras, pero, también tienen momentos muy especiales, de mucha humanidad.

M.T: ¿Crees en la perfección al hablar de hacer cine? ¿No la consideras aburrida?

M.B.M: Ojalá nadie se obsesione nunca con ser perfecto. Ser mejor persona siempre, pero perfecto, es una locura.

M.T: No llevas al cine tu obra literaria. Son guiones originales ….

M.B.M: Sí, hasta la fecha, mantengo separadas mis profesiones de cine y literatura.

M.T: ¿Qué ha significado la música en tu vida, Miguel?

Foto Tomada por: Cuco Cuervo

M.B.M: Recuerdo que, cuando era sólo un niño, y mis padres nos llevaron a ver “El asombro de Damasco” al Teatro de la Zarzuela, me dije: “Yo quiero formar parte de este mundo”. Siempre he cantado, pero nunca me había planteado formarme profesionalmente. La música ha sido una gran sorpresa para mí, un regalo inesperado.

M.T: ¿Tienes algún modelo?

M.B.M: Admiro mucho a nuestras grandes figuras de la ópera, por supuesto, pero intento que no me influyan en exceso. Yo quiero que se escuche mi voz.

M.T: ¿Cuáles son tus próximos proyectos?

M.B.M: Por ahora, terminar un guion para una productora y continuar con mi formación musical. Ojalá pueda contar más, pronto.

Entrevista realizada por: Maria Teresa Cerón López

Leer más

El proyecto Ciudades del Conocimiento transformará España en un país del saber hacer

Más de cuarenta ciudades españolas podrán convertirse en ciudades del conocimiento y avanzar hacia el progreso social, aplicando las más innovadoras técnicas para gestionar...

Fallece el compositor Ennio Morricone

El reconocido compositor italiano Ennio Morricone ha fallecido este lunes a la edad de 91 años a causa de complicaciones derivadas de una caída...

EL ARTE DEL HELADO. Las heladerías más especiales y bonitas de España

MISTURA (Madrid) http://misturaicecream.com/# Desde su nacimiento, ya ha conseguido en sus cuatro locales (Augusto Figueroa, 5; Ciudad Rodrigo, 6; Goya, 50; y Gran Vía, 15)...