Rosa de Armas

La artista performatica Sofía Rincón.


ENTREVISTA A ROSA DE ARMAS

Es una de las reinas de la contracultura patria. Rosa De Armas, alter ego de la artista performatica Sofía Rincón, hilvana sus pensamientos con brillo; el mismo que desprenden sus grandes pendientes y el carmín con el que pinta sus sinuosos labios.

Azota a falsas feministas y a progres bocachanclas con la elegante acidez de la que sólo hacen gala las mentes más inteligentes, las más brillantes…Como la de la joven y fascinante Rosa De Armas.

María Teresa: Rosa de Armas es pura sensualidad. ¿En qué momento decide la artista Sofía Rincón crear un alter ego erótico?.

Rosa De Armas: Siempre quise hacer performance con el erotismo: soy muy exhibicionista pero también quería que fuera algo singular, algo completamente diferenciado y para gente que, como yo, necesita estímulos psicológicos para excitarse y no simple genitalidad. En el momento en que me doy cuenta de que me esperan meses encerrada masturbándome, empiezo a darle vueltas a la idea y de pronto se me ocurre Rosa de Armas, y la verdad es que estoy muy contenta porque al ser un personaje permite una versatilidad tremenda de hacer todo tipo de cosas.

María Teresa: Tengo la sensación de que te espanta lo ordinario; huyes de la zafiedad.

Rosa De Armas: Más que de la zafiedad, diría que huyo de lo obvio. El gran problema que suele tener el erotismo es que no se atreve a reírse de sí mismo y nada es más peligroso que pretender ser sublime. En lo erótico, lo sublime está muy cerca de lo ridículo y la experimentación sexual por eso suele terminar en zafiedad de forma no intencionada.

María Teresa: ¿Por qué en España se habla tan poco de sexualidad tal y como lo haces tú?.

Rosa De Armas: En España la gente tiende a creer que hablar de sexo es hablar de vaginas y penes. Y cuando te llega el espiritual de turno, al final lo que hace es trivializar lo sexual haciéndolo ver como si fuera algo simple que sólo consiste en deshibinirse y no. Cuando se entra en un terreno como el del sadomasoquismo lo más importante es que eso sea una forma de profundización en la otra persona. Cuando dominas a un esclavo, tienes que sacar a flor de piel todos los complejos y debilidades de esa persona y no es fácil. No es insulto barato y cuatro latigazos. Eso es el aderezo solamente.

María Teresa: ¿Tanto nos cuesta entender el deseo del otro?.

Rosa De Armas: Hay mucha gente con miedo a sus propios deseos. Muchos esclavos te confiesan que no se atreven a decirle sus gustos a su mujer porque no creen que ella les pueda entender o que eso sea un problema en la relación. Otros se lo comentan a sus cónyuges, pero es habitual que el cónyuge se niegue a llevar a cabo tales fantasías por considerarlas “malas” o simples caprichos pasajeros. Y claro, con esas barreras, abrirte en canal emocionalmente es difícil, y si no hay esa apertura no puedes satisfacer plenamente a esa persona. Pienso que este deseo es difícil de entender porque conlleva ver lo más oscuro del otro: sus peores debilidades, complejos, etc. y no hay mucha gente dispuesta a ver de forma tan explícita eso de su pareja. Sin embargo, esto, precisamente, a mi ver reafirma las fortalezas de esa persona, porque puedes ver de forma mucho más nítida la totalidad de ese ser humano.

María Teresa: Define tu concepto de perversión.

Rosa De Armas: Esta palabra es algo que yo uso más para reírme de los puritanos que otra cosa, pero aún así guarda un fondo de realidad. Yo creo que lo que diferencia a un pervertido de alguien que no lo es es que lo que buscamos no es el simple hecho coital o genital, sino sexualizar la realidad. Extraer erotismo de cualquier situación. Y cuando eso se transporta al sexo explícito, rizar el rizo para obtener nuevas sensaciones, llevar al límite tu capacidad sugestiva. Finalmente, todo esto implica que tus formas de obtener placer sexual estarán fuera de lo habitual y cosas que para la gente vainilla son excepcionales, para nosotros es un martes.

Rosa De Armas.

María Teresa: Una vez dijiste que “Drácula” te parecía un personaje sumamente erótico, ¿ dónde reside la fantasía en la obra de Bram Stoker?.

Rosa De Armas: Drácula no es erótico en sí mismo, pero tiene mucho que ver con lo sexual. Drácula representa al demonio, que es pura tentación. La tentación se puede manifestar en cualquier ámbito de la vida, y de hecho cuando hay escenas eróticas en la obra de Stoker, por parte de Drácula existe una sensación aséptica porque él está muy por encima de esa necesidad carnal. Sin embargo, no es así para un mortal. El mortal se siente hipnotizado por Drácula, hay un juego de dominación y sumisión constante y el mortal, cuando sucumbe, encuentra placer en darle a Drácula cualquier cosa pues ya ha caído en esa omnubilación. Esto tiene mucho que ver con el sadomasoquismo: como dominante has de ser capaz de llevar a su sumiso/sumisa a ese estado internándote en su mente. De hecho, una práctica que en BDSM de alto nivel es muy importante es la anulación mental.

María Teresa: Siempre he pensado que la masturbación es una ventana a la felicidad y a la libertad absoluta; confieso que mis mejores orgasmos han sido provocados por la palabra. ¿Vivo el sexo así porque soy mujer?.

Rosa De Armas: No es fácil masturbar a una mujer, por muchas razones, no es sólo una cuestión de genitales complejos. Yo creo que suele encontrarse liberadora la masturbación porque es más fácil correrse con las fantasías más profundas que si se llevan a cabo con una persona: primero porque hay que encontrar la persona con la que llevarlas a cabo y segundo porque para llevar a cabo BIEN una fantasía hace falta mucho entendimiento mutuo. En mi caso personal me pasaba algo parecido, hasta que empecé a llevar a cabo mis fantasías y la masturbación pasó a ser mi tentempié, dejando de ser mi comida.

María Teresa: Por tu experiencia al hablar con hombres, ¿sabes si a ellos les pasa lo mismo?.

Rosa De Armas: Pues sí. Últimamente se habla de los hombre como si fueran seres con un palo que sólo hay que frotar y que ya con eso se les satisface. Es una mentira como un piano. Los hombres son muy psicológicos también, pero suelen ser mucho más visuales y pragmáticos, por lo que si no obtienen lo que buscan, les suele ser más fácil conformarse. Recuerdo hace un año y pico, empecé a acostarme con un amigo y un día le comencé a susurrar guarradas en una cafetería echando mi aliento en su oreja, etc. su reacción fue inmediata y de una intensidad tremenda porque nunca le habían hecho eso y ese día descubrió que sus orejas podían proporcionarle un placer sexual inmenso. No lo sabía. Los pobres hombres suelen estar muy poco satisfechos porque la mayor parte de las mujeres creen que se reducen a un pene, y no: hombres y mujeres son un mundo corporal por descubrir.

María Teresa: ¿Qué es el BDSM?.

Rosa De Armas: Tengo un artículo sobre eso, pero para resumir y ponerlo de forma un poco más técnica: prácticas sexuales no convencionales hechas de mutuo acuerdo y de forma segura, sana y consensuada.

María Teresa: Has publicado un libro titulado “Pornographicum Absurdum”…

Rosa De Armas: Hace años, sí. Un libro de ilustraciones de algo que en su día llamé “pornosurrealismo”. Llevar al extremo la explicitación genital y transformarla en algo gracioso. Aquí un ejemplo:

Rosa De Armas
Rosa De Armas

María Teresa: Que alguien se masturbe al otro lado de la pantalla sin que Rosa de Armas se quite una prenda, ¿es un tanto que se marca el personaje?.

Rosa De Armas: En parte ahí está la gracia. Tal y como dice Rosa en su vídeo de presentación: el desnudo no es transgresor. Y, precisamente, en el hecho de que una mujer sea una zorra de verdad que pretende excitarte por puro divertimento ni siquiera se “digne” a desnudarse más que para un vídeo en el que te dice que el desnudo no significa nada y no tiene un componente erótico, pues es deliciosamente provocador para con el espectador. En cierto modo, cuando pienso en Rosa, me la imagino acercándose a la cara del espectador diciéndole mientras sonríe “¿Qué?¿Ya te estás masturbando otra vez?”. El hecho de pensar en cómo los vídeos les hacen eyacular a todos esos hombres sin que Rosa se desnude siquiera me vuelve loca, recibo mensajes maravillosos a ese respecto, gente que no sabía que era capaz de excitarse con algo no explícito. Es decir: Rosa fue capaz de llegar hasta el interior de su cabeza. Si tuviera que describirlo, diría que Rosa hace algo así como “porno sin porno”.

María Teresa: ¿Orgullosa de tu máscara perfecta?.

Rosa De Armas: Totalmente. Creo que dentro de mis logros como artista degenerada, el hecho de haber hecho algo de carácter erótico con la suficiente calidad y originalidad como para que lo aprecien figuras intelectuales como José Antonio Montano, Lorena G. Maldonado, Guillermo de Haro y otros cuyo anonimato he de guardar pues me lo han dicho a modo de confesión por miedo a las ideas preconcebidas que pueda tener la gente al respecto, pues me llena de satisfacción. Además, imagínate lo maravilloso

que tiene que ser para una pervertida como yo tener un álter ego a través del cual poder ser exhibicionista con plena libertad.

María Teresa: Te gusta la música, ¿hasta qué punto te inspira a la hora de armar el lenguaje de tu personaje?.

Rosa De Armas: Para mí la música es una parte fundamental del proceso creativo. La música me sumerge en el ambiente que quiero transmitir y a partir de ahí, creo. Esto me pasa en todos los ámbitos: soy incapaz de escribir sin música y por ejemplo, para el libro que esoy escribiendo ahora mismo utilizo muchas músicas distintas, pero todas giran alrededor de una misma idea, para poner el foco ahí y no salir. Rosa usa mucho jazz, a veces blues. Porque Rosa es esa mujer a la que le cuentas tus frustraciones, tus flaquezas, y que te entiende y quiere que te sientas comprendido, pero no puede evitarlo: tiene que hacer que te masturbes porque es una zorra incurable y quiere transformar ese sufrimiento en placer. Y eso no hay música, a mi ver, que mejor lo exprese que el jazz: el jazz tiene cierto aire nostálgico, en ocasiones melancólico, pero a la vez es tremendamente sexual. Rosa busca ser jazz hecho carne.

María Teresa: Te veo como un todo, Sofía. Desde aquí, advierto al que te quiera conocer,que no puede quedarse sólo con una parte tuya.

Rosa De Armas: Te lo agradezco mucho, ¡Es de las mejores cosas que podrías haberme dicho! Lo cierto es que uno de mis mayores retos en su día fue hacer mi página web. No sabía cómo narices resumir mi trabajo, hasta que al fin al cabo del tiempo di con una clave, pero costó mucho. Creo que, sencillamente, tengo imaginación y me gusta materializar lo que se me ocurre y eso implica tener múltiples segmentaciones, pero todas, al final, giran en torno a lo mismo: el humor y el sexo. Haga lo que haga, esas dos cosas siempre se manifiestan.

María Teresa: ¿Es erótico nuestro panorama político?.

Rosa De Armas: Es tremendo que me preguntes eso porque el libro que saco este año tiene que ver con eso. ¡Pero mi editor me prohíbe decir de qué va todavía! Jajaja. Lo dejo caer.

María Teresa: No das tregua a las feministas.

Rosa De Armas: Yo creo que las mujeres deben ser personas racionales que sepan enfrentarse a las circunstancias, porque la realidad no tiene piedad de nadie. El feminismo actual, en lo que he podido comprobar, quiere que seamos frígidas reprimidas que tienen sexo bajo sus propios cánones y que no exploran ni explotan su propia sexualidad y que tienen derecho a cuotas, sentimentalismos vacuos y toda clase de cosas que sólo sirven para infantilizarnos. En fin, el feminismo actual crea mujeres débiles, pusilánimes. Yo creo en mujeres como Zheng Shi, Margaret Thatcher o Catherine Robbe-Grillet.

Rosa De Armas.

María Teresa: La izquierda tampoco se libra.

Rosa De Armas: Siempre distingo entre la izquierda progre y la izquierda que son gente normal. Gente gilipollas hay de todos los colores. Pero vamos, cuando se trata de progres, para mí son como el ultraconservador fanático que señala a su vecino pero luego se va de putas. Ambos detestables, con afán de oprimir a la gente y

más hipócritas que nadie. Yo sólo quiero que me dejen en paz, y todo aquel que busque meterse en mi vida privada a través del Estado, es mi enemigo.

María Teresa: ¿Siempre marcas tú los límites?.

Rosa De Armas: No. El sadomasoquismo es un trabajo mutuo. Los límites son cosa de dos.

María Teresa: ¿Cuáles son tus próximos proyectos?.

Rosa De Armas: Saco un libro este año, estoy ampliando Rosa de Armas, varias exposiciones y estoy haciendo preparativos para un proyecto audiovisual, pero llevará más tiempo porque hay más gente en el equipo y va más lento. De esto último, lógicamente, aún no puedo hablar.

Entrevista realizada por: María Teresa Cerón.

Enlace web de Rosa De Armas: www.rosadearmas.com