ASI SE GESTIONA UNA GRAN NEVADA

GESTIÓN METEOROLÓGICA: Así se gestiona una gran nevada en Nueva York, París, Roma, Berlín o Moscú La gran nevada en Madrid este fin de semana ha suscitado numerosos comentarios sobre su gestión. ¿Se pudo hacer mejor? ¿Se estaba preparado? ¿Qué hacen en las grandes capitales del mundo ante un fenómeno meteorológico de envergadura? Nueva York: No por mucho que nieve, o nevaba en Nueva York, significa que la ciudad sea un ejemplo en la gestión de estas situaciones. Sin embargo, la gente por lo general asume que hay que tener paciencia. París: Aunque en París están más habituados a la nieve que en las ciudades del sur de Europa, el último fenómeno meteorológico importante de estas características, el 7 de febrero del 2018, provocó un gran caos en la capital francesa y en el área metropolitana circundante, y suscitó muchas críticas por la falta de previsión y la lentitud de respuesta. Se acumularon 12 centímetros de nieve, nada extraordinario pero suficiente para alterar la vida y provocar muchos problemas. Roma: en Roma no suele nevar pero cuando lo hace la ciudad eterna se paraliza por completo. En febrero del 2018 la capital italiana sufrió la nevada más intensa en al menos seis años. A pesar de que dejó de nevar a las 8 de la mañana, durante la noche ya se había acumulado suficiente nieve como para alterar la normalidad de sus casi tres millones de habitantes. La nevada obligó a cerrar las escuelas, a que el ejército retirase la nieve de las calles y a que los principales medios de transporte públicos –que ya de normal presentan muchas carencias para los usuarios- se sumiesen en el caos, con las principales rutas de autobuses canceladas, carreteras cerradas y las estaciones de tren colapsadas. Berlín:En Berlín, los residentes de cada calle están obligados por ley a retirar o esparcir la nieve de sus aceras y zonas peatonales, y también a eliminar el hielo que haya podido formarse, para evitar que las personas resbalen. A efectos de esta tarea de limpieza pública, se considera residentes tanto a propietarios como a arrendatarios, quienes pueden también encargar la tarea a terceros. La instrucción concreta es que la nieve y el hielo deben ser apilados en el borde de la acera que da a la calzada.

Está estrictamente prohibido utilizar cualquier tipo de agente descongelarte, como sal, urea o productos industriales. Lo usual es sembrar la acera de piedrecitas para evitar resbalones y caídas. Moscú:La nieve es algo tan habitual en Rusia que condiciona la vida de sus ciudades. Entre otras cosas, es obligatorio que todos los vehículos lleven neumáticos de invierno en diciembre, enero y febrero. Además, están preparadas para mantener su ritmo de vida a pesar de las bajas temperaturas y de las nevadas, que suelen empezar en noviembre y durar hasta marzo. Moscú, con 12,5 millones de habitantes, dispone de más de 10.000 máquinas y camiones quitanieves.

Además, cada barrio cuenta con brigadas de trabajadores municipales, comúnmente llamados dvórniki (de la palabra dvórnik, patio), que se encargan del mantenimiento de las calles más cercanas al ciudadano. En invierno eso significa despejar de nieve las aceras y accesos a los edificios, esparcir sal para que no se forme hielo y, como último recurso, picar el hielo para retirarlo de la vía pública.