ELECCIONES CATALANAS

Elecciones catalanas: Si no votas, los separatistas decidirán por ti

Cataluña es una gran región y los separatistas la están llevando a la ruina. Por un lado, utilizan los impuestos de los ciudadanos catalanes para fomentar actividades contrarias a la unidad de España y por otro, invierten directamente en las numerosas entidades independentistas existentes, con el único fin de desprestigiar a nuestro país mientras se arruinan ellos mismos. Ante este escenario, ¿De verdad les merece la pena invertir cantidades ingentes de dinero para dañar la imagen de España y de todos los españoles?

Como bien sabemos, en la era digital en la cual vivimos, la comunicación es muy importante.

Indignantes, cuanto menos, son los medios de comunicación propios e inherentes a la independencia que tienen que ver día a día los catalanes financiados con su dinero, en donde dicha financiación tiene el objetivo de alimentar el descrédito del país en el que vivimos, provocar la ruptura de la convivencia y fomentar la inseguridad jurídica que claramente deriva del procés.

Por esta razón, y teniendo en cuenta como todas las subvenciones millonarias afines al gobierno catalán afectan a la tranquilidad y estabilidad de cualquier persona o entidad con cierto nivel de coherencia, la causa de que aproximadamente 7000 empresas se marchen de la región está clara: un gobierno derivado en descontrol y, -como bien califica el candidato del Partido Popular catalán, Alejandro Fernández- un “infierno fiscal”.

Por tanto, vemos como la economía de la Generalitat se hunde junto con su nefasta política económica, ya que sus mayores fuentes de ingresos huyen despavoridas cuando ven la temida gestión secesionista y la imposibilidad de llevar a cabo grandes proyectos empresariales, favoreciendo de esta manera a Madrid, capital que acoge con los brazos abiertos a las empresas.

En primer lugar, este famoso proceso soberanista de Cataluña implica consecuencias negativas junto con múltiples despilfarros por razones políticas, las cuales, sinceramente, no compensan a largo plazo en términos económicos ni sociales… véase el comportamiento violento de cara a las elecciones catalanas 2021 o la cantidad de ciudadanos catalanes que forman parte de la tasa de paro hoy en día.

Por poner un ejemplo, en un rango de edad comprendido entre 20-24 años como es mi caso, estamos hablando de un 34,30 % de paro en Cataluña según datos de la última Encuesta de Población Activa (EPA 2020). Así de mal se encuentra el mercado de trabajo para los jóvenes en esta comunidad mientras éste va empeorando por momentos.

En segundo lugar, a pesar del espíritu de autodeterminación que tengan ciertos ciudadanos intoxicados por el mal uso de un derecho que han utilizado contra nuestra propia constitución y manifestado actualmente contra la democracia, nada justifica las acciones violentas acontecidas recientemente contra todo ciudadano constitucionalista en Cataluña.

Este mal uso del derecho a la autodeterminación – entendido como el derecho de un pueblo a decidir sus propias formas de gobierno y perseguir su desarrollo económico, social y cultural – significa paradójicamente una mala administración de recursos autonómicos, lo que a su vez se traduce en recortes en distintos sectores como el sanitario, tan necesario en los tiempos que corren.

Una mala gestión también reflejada cuando prácticamente no quedan fondos para los nuevos desempleados catalanes y cuando las escasas prestaciones/ayudas llegan tarde o directamente no llegan nunca.

Finalmente, frente al conflicto territorial y político-social en las próximas elecciones autonómicas es importante remarcar que nada justifica el odio separatista y la violencia contra PP, Vox, Cs entre otros partidos constitucionalistas en Cataluña. Saltarse la constitución es una ilegalidad, pero el acoso es especialmente intolerable.

Por esta razón, si nos estás leyendo, eres catalán y quieres frenar la decadencia de Cataluña aquí descrita, te invito a votar con precaución si es que no has solicitado las alternativas a la presencialidad, es decir, las distintas vías de voto: solicitar el voto en las oficinas de Correos o hacerlo de manera telemática.Recuerda: si no votas, los separatistas decidirán por ti.

ELENA ROMERO MATEOS