Vox se querella contra Marlaska por las «agresiones» de Vallecas

Vox se querella contra Marlaska por las «agresiones» de Vallecas

Vox ha presentado este viernes una querella en el Tribunal Supremo contra el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, por los incidentes que tuvieron lugar en el distrito madrileño de Vallecas el pasado 7 de abril, durante el acto político de presentación de su candidata a las elecciones de la Comunidad, Rocío Monasterio.Este derivó en disturbios que dejaron un saldo de 35 heridos y 13 detenidos.

El partido que lidera Santiago Abascal culpa directamente al ministro de consentir que «se desarrollasen convocatorias ilegales para impedir un acto electoral». En la querella presentada destacan que, además, dichas concentraciones «venían alentadas por conocidos personajes públicos y políticos y no eran desconocidas por el ministro»

El mitin de precampaña fue prohibido en un primer momento por el Ayuntamiento de Madrid, al no haber presentado la formación de ultraderecha la petición para celebrarlo en el plazo legal. Sin embargo, la Delegación del Gobierno lo autorizó posteriormente tras ser rebajado a la categoría de «concentración» con la condición de mantener las medidas de seguridad sanitarias.

Los servicios jurídicos de Vox también han presentado una segunda querella en los juzgados de Instrucción de Madrid contra la delegada del Gobierno en la región, Mercedes González; el cofundador de Podemos Juan Carlos Monedero, el responsable de la Primera UIP y los responsables de la Asociación Bukaneros; por cargos similares.

En cambio, desde Unidas Podemos, que llamó junto a PSOE y Más Madrid a no acudir al acto para no «darle publicidad», se acusa directamente a Abascal de haber alentado las cargas policiales que dieron pie a los altercados. «Se ha ido a por ellos (Abascal) para provocar», escribió en su cuenta de Twitter el portavoz parlamentario de la formación morada, Pablo Echenique.

El hecho al que se refiere se produjo una vez que varios miembros de colectivos antifascistas que se habían congregado en la plaza de la Constitución –conocida popularmente como Plaza Roja– lanzasen piedras y otros objetos contundentes contra los asistentes al acto.