Wiko lanza un móvil con cuatro días de autonomía por menos de 200 euros

La firma francesa especializada en telefonía móvil, Wiko, ha lanzado el U30, un equipo que, desde el fabricante, aseguran que llega a alcanzar los cuatro días de uso gracias a su batería. El dispositivo cuenta con una pila de 6.000 mAh de capacidad, cuando la media aproximada del sector en los teléfonos de gama alta está entre los 4.000 y 5.000 mAh.

En cuanto a su pantalla, es también una de las más grandes que ha pasado por nuestras manos, con 6,82 pulgadas de tamaño y resolución HD+. Se trata de un terminal con un precio de 179 euros; interesante para quienes desean un generoso display con unas siete u ocho horas de uso de pantalla.

El equipo se mueve sobre un procesador Mediatek Helio G35. Mediatek es el fabricante de chips low cost que suelen utilizar los equipos más contenidos en precio. La cámara de selfies atesora una resolución de 8 megapíxeles, por los 13 megapíxeles y 2 megapíxeles (esta última destinada al modo bokeh en los retratos) con Inteligencia Artificial para la detección de escenas y ajuste de capturas en función del entorno.

El equipo se mueve sobre la última versión de Android (11), y cuenta 4GB de memoria RAM y 64 GB de disco duro o ROM. Si se necesita más capacidad de almacenamiento, es posible insertar tarjetas de memoria hasta alcanzar una capacidad total de 256 GB.

El terminal, en términos de conectividad, adolece de 5G -se limita al 4G-. Pero es una opción razonable: no hay aplicaciones reales que vayan a hacer notar la ausencia del nuevo protocolo de telecomunicaciones. Ni parece que las vaya a haber en el corto y medio plazo. También carga Wifi, Bluetoothm entrada minijack y conexión USB de tipo C.

Un detalle que puede pasar inadvertido es la integración de radio FM. Una opción que era habitual en los teléfonos móviles de hace unos años pero que ahora es complicado ver. Es cierto que desde cualquier móvil puede accederse a la radio a través de aplicaciones, pero a muchos usuarios le resulta tediosa la descarga e instalación de programas. Prefieren tener la posibilidad de acceder a este servicio desde el propio terminal.

En cuanto a la seguridad biométrica, lleva un lector de huellas -no integra reconocimiento facial- en la parte trasera, a través del cual se incrementa la protección considerablemente.

Unboxing del teléfono móvil
El U30 viene dentro de una austera caja, en color marrón, en la que se ecuentra un cargador con su cable, unos modestos auriculares y el manual de usuario junto a la aguja de extracción de la tarjeta SIM. Una presentación acorde a los 179 euros que cuesta el equipo, a pesar de que otros fabricantes que compiten en su mismo segmento presentan los equipos con más mimo.

El fabricante, con sede en Marsella pero propiedad de la marca china Tinno, ha dotado al U30 de un interesante diseño en su parte trasera. Lo han bautizado como ‘Carbone Blue’ y cuenta con una capa intermedia que genera un efecto de purpurina cuando refleja la luz y se mueve el equipo. El diseño de esta capa de purpurina es en ‘v’, jugando de esta manera con la ‘W’ de Wiko.

El sistema de cámaras principal sobresale un tanto de la superficie del equipo y ocupa un espacio más o menos reducido, teniendo en cuenta los módulos de cámaras que pueden verse en la actualidad. En cuanto a su parte delantera, destacan sobremanera las dimensiones de su pantalla.

En términos de usabilidad, estamos ante un equipo que se mueve correctamente con el procesador y el software que integra. Si tu objetivo es contar con un equipo con garantía en términos de autonomía pero no buscas una cámara ‘top’ ni tampoco eres sumamente exigente con la potencia y el hardware del equipo, el U30 es una opción muy razonable. Si lo tuyo son teléfonos que vuelen y calidad ‘top’ en las fotografías, es mejor que declines esta opción.

Lo mejor: precio, pantalla, batería

Lo peor: presentación, cámara.