Boris Johnson da luz “verde” a los ingleses para viajar a Baleares pero no a Canarias

Boris Johnson da luz “verde” a los ingleses para viajar a Baleares pero no a Canarias

Boris Johnson ha dado finalmente luz verde a los turistas ingleses para viajar a las islas Baleares sin apenas restricciones. Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera se han unido a Malta en la privilegiada lista de “destinos seguros” para volar desde Inglaterra e Irlanda del Norte, después de un día marcado por las dudas y la desesperación de los países anfitriones del turismo británico.

Canarias, otro territorio cuya actividad turística es muy dependiente del turismo británico, aún sigue sin pasar a la lista de destinos seguros elaborada por Londres. La consejera de Turismo del Gobierno de Canarias, Yaiza Castilla, advierte que la decisión, tras los malos datos epidemiológicos de los últimos días, “supone una importante mancha para la buena imagen de las islas como destino seguro”.

La noticia fue recibida como agua de junio por el maltrecho sector turístico y hotelero en las Baleares, reactivado recientemente por la llegada de turistas alemanes, pero a la espera de la ola británica para poder salvar la temporada veraniega.

Las islas Canarias y el resto de España seguirán sin embargo en la lista “ámbar” (con cuarentena obligada de diez días a la entrada en suelo británico), aunque los vacunados con pauta completa podrán posiblemente eludir las restricciones a partir de agosto.

El propio Boris Johnson insinuó el jueves que existe “una gran posibilidad de abrir los viajes” gracias a la “doble vacunación”. “Más del 60% de la población ha recibido las dos vacunas, el 83% ha recibido ya una y seguimos avanzando”, declaró el premier.

Como contrapunto a la noticia de la inclusión de Baleares en la “lista verde”, con la que se llevaba especulando desde hace semana, los últimos datos sobre el aumento de la incidencia del Covid en las islas británicas han vuelto a disparar las alarmas. Pese a tener el índice más alto de vacunación de Europa, el Reino Unido ha vuelto a ponerse a la cabeza por el número de casos diarios (16.703 infecciones y 21 muertes), debido a la propagación de la variante “delta” o india que ha puesto en guardia a la Unión Europea.

La canciller Angela Merkel instó a los líderes de la UE a tomar una postura unitaria e imponer la cuarentena a los visitantes del Reino Unido por la preocupación ante la nueva variante. El presidente francés Emmanuel Macron recogió el testigo e incluso el Gobierno portugués se está planteando también las nuevas restricciones al turismo británico.

España, Grecia y Portugal eliminaron en mayo las restricciones a los visitantes británicos con la intención de reactivar sus sectores turísticos este verano y a la espera de cierta reciprocidad por parte de Londres. Portugal llegó a estar de hecho en la “lista verde” durante varias semanas, antes de que el Gobierno británico decidiera dar repentinamente marcha atrás e incluirla en la “lista ámbar”, lo que causó graves trastornos a miles de turistas y provocó notables fricciones políticas.

El primer ministro portugués, António Costa, que llegó a criticar la arbitrariedad y la falta de lógica del sistema británico, amenazó de hecho el jueves con tomarse la revancha e imponer cuarentenas a los turistas ingleses, siguiendo los pasos de Alemania y Francia. Costa recalcó que el Reino Unido podría sumarse a la lista de países a cuyos visitantes se exige cuarentena a su llegada a suelo luso por el alto nivel de infecciones de Covid.

Las señales enviadas desde el día anterior por la Unión Europea retrasaron de hecho varias horas el anuncio de la esperada revisión de la lista tricolor. El secretario de Transportes Grant Shapps tenía previsto comparecer ante la prensa para informar sobre los ligeros cambios y las nuevas incorporaciones a la “lista verde”, donde figuraban una escasa decenas de lugares como Gibraltar, Israel, Islandia o las islas Faroe.

Irlanda del Norte se adelantó de hecho al anuncio que afecta a Inglaterra, e incluyó a Baleares, Malta y Madeira junto a varias islas del Caribe en la “lista verde”, que libera a los visitantes y a los turistas de vuelta de la cuarentena (aunque están igualmente obligados a presentar un “PCR” negativo efectuado en el lugar de origen y someterse a una nueva prueba el segundo día después de aterrizar).

Un estudio interno, revelado por The Times, ha concluido que solo uno de cada 200 visitantes de países ámbar ha dado positivo en las últimas semanas, lo cual ha obligado a revisar el sistema, duramente cuestionado por la industria aérea y por decenas de diputados ‘tories’, con la ex premier Theresa May a la cabeza, reclamando “una mayor apertura al mundo”.

Canarias advierte que la decisión supone una mancha para la imagen de las islas

La consejera de Turismo, Industria y Comercio del Gobierno de Canarias, Yaiza Castilla, advierte que la decisión de Reino Unido de dejar fuera de la lista verde a Canarias, debido a los malos datos epidemiológicos de los últimos días, “supone una importante mancha para la buena imagen de las islas como destino seguro que ha estado cosechando a lo largo de más de un año” y advierte que puede extenderse, “si no controlamos la pandemia, respecto a otros mercados”.

En este sentido, Castilla hace un llamamiento “a la responsabilidad individual de todos los canarios y canarias para que se cumplan las medidas sanitarias a rajatabla y poder pasar a formar parte cuanto antes de la lista verde”.

Pese a la decisión de hoy, destaca como positivo el hecho de que por primera vez el Reino Unido distinga a los territorios insulares del territorio continental. “Es cierto que nos mantienen en la lista de territorios ámbar pero hemos conseguido que nos separen del territorio peninsular, lo que nos facilita el acceso a la lista verde una vez que bajemos el índice epidemiológico de toda la comunidad autónoma”, explica.

EFE