Una ola de calor con temperaturas “históricas” afecta el oeste de Canadá y Estados Unidos.

El calor extremo, rozando los 48 grados, ha obligado a cerrar escuelas y centros de vacunación.

Incluso algunos ciudadanos se han tenido que refugiar en centros de “refrigerio”.

En Portland (Oregón) y Seattle (Washington), dos grandes ciudades del noroeste de Estados Unidos conocidas por sus climas fríos y húmedos, la temperatura alcanzó su nivel más alto jamás registrado desde que comenzaron los archivos, en 1940.

El lunes por la tarde fue de 46,1 grados Celsius en el aeropuerto de Portland (después de un récord de 44,4 grados el día anterior) y de 41,6 grados en Seattle, según las lecturas del Servicio Meteorológico de Estados Unidos (NWS).

Pero es el oeste de Canadá el que se lleva la palma. En Lytton, un pueblo al noreste de Vancouver, el récord establecido el día anterior se rompió nuevamente: el mercurio subió el lunes a 47,9 grados.

La temperatura más alta jamás registrada en Canadá antes de esta ola de calor fue de 45 grados en 1937.

La intensidad de esta “cúpula de calor” es “tan estadísticamente rara que solo debería producirse una vez cada miles de años, pero el cambio climático inducido por el hombre ha hecho que este tipo de eventos excepcionales sea cada vez más probable”, afirman especialistas climatológicos.

📰 📸 AFP, Reuters y AP