Ona Carbonell lamenta no poder llevar a su hijo Kai a Tokio

TOKIO 2020:

Ona Carbonell lamenta no poder llevar a su hijo Kai a Tokio

Todo parecían buenas noticias cuando el comité organizador de Tokio 2020 anunciaba que permitiría a las atletas que fuesen madres lactantes llevar a sus hijos con ellas a Japón, pero faltaba por leer la letra pequeña.

Las estrictas condiciones que ha impuesto el Gobierno nipón han impedido que todas las atletas hayan llevado a sus hijos y algunas, han preferido dejarlos en casa.

Es el caso de Ona Carbonell. La nadadora catalana ha explicado su decisión en un vídeo en sus redes sociales en el que explica que a pesar de que el COI le permite llevar a su hijo Kai, las condiciones que le imponen no son viables.

“Escribí una petición al COI para poder llevarme a Kai y hace dos semanas me dijeron que sí, pero que las condiciones no las ponían ellos, las ponía el Gobierno de Japón. Estas condiciones son incompatibles con rendir en unos Juegos Olímpicos”, explica.

Los requisitos implican que su pareja y su hijo deben alojarse fuera de la Villa Olímpica sin poder salir de la habitación del hotel en ningún momento. “Tendrían que estar en un hotel que no sabemos a que distancia está de la Villa y no podrían salir de la habitación en los veintipico días que yo estaré en Tokio. Para ir a dale la lactancia a Kai tendría que salir de mi burbuja, ir hasta el hotel… yo pondría en riesgo al equipo y tampoco es lo adecuado para ellos estar tantos días sin salir de la habitación”.

“Finalmente, he tenido que tomar una decisión muy dura”, lamenta Carbonell que espera que con este mensaje se ayude a visibilizar y normalizar esta realidad. “Lo voy a pasar mal tantos días con el sacaleches y espero que cuando vuelva, Kai se enganche al pecho otra vez, que es algo que a mi me importa mucho”.

La nadadora también se ha referido a la lucha de otras atletas que denunciaron la injusticia de que no se les permitiese viajar con sus hijos: “Espero que a otras atletas les sirvan estas condiciones y puedan llevárselos”, ha dicho.

Es el caso de la atleta Aliphine Tuliamuk, que sí que se lleva a su hija Zoe de 6 meses. “Qué alivio se siente al saber que no tendré que imaginar a mi hija lactante a kilómetros de distancia de mí”, publicó en redes sociales antes de viajar con ella a Japón en el que también agradece al presidente del COI, Thomas Bach y a todos los que han hecho posible “que las madres lactantes no tengamos que elegir entre nuestros hijos y nuestras carreras”.

Otra de las olímpicas que inició la campaña para cambiar la normativa de la organización que impedía a las madres llevar a sus hijos a los Juegos, la jugadora de baloncesto canadiense Kim Gaucher, también se lleva a su hija Sophie: “Estoy realmente feliz de que se hayan tomado las decisiones correctas. Ser madre es muy difícil, pero también es uno de los mejores trabajos que podría tener”, manifestó en un video en sus redes sociales.

Con estas quejas, los organizadores de Tokio 2020 se vieron obligados a cambiar el estricto protocolo elaborado, permitiendo a las madres lactantes llevar a sus bebés a Japón: “Dado que los Juegos de Tokio 2020 se llevarán a cabo durante una pandemia, en general, lamentablemente, debemos negarnos a permitir que los familiares u otros acompañantes de los atletas los acompañen a los Juegos. Sin embargo, después de una cuidadosa consideración de la situación única que enfrentan las atletas con niños lactantes, nos complace confirmar que, en caso de ser necesario, los niños lactantes podrán acompañar a las atletas a Japón”, dijeron los organizadores