LLORA COMO MUJER POR LO QUE NO SUPISTE DEFENDER COMO HOMBRE: LA FRASE QUE JAMÁS ESCUCHÓ BOABDIL

LLORA COMO MUJER POR LO QUE NO SUPISTE DEFENDER COMO HOMBRE: LA FRASE QUE JAMÁS ESCUCHÓ BOABDIL

A lo largo de la historia se han atribuido frases o acciones a gente importante que, en realidad, jamás dijeron o hicieron. Sobre esto, hoy os vengo a hablar de la famosa frase que la mitología sobre la “Reconquista” nos hizo llegar hasta nuestros días.

El fin de la “Reconquista”

El 2 de enero de 1492 se terminó un proceso que duró alrededor de 8 siglos: la mal llamada Reconquista. Los reinos cristianos de la península Ibérica, con el reino de Castilla como ejecutora, conquistaban el último reino musulmán que quedaba en lo que hoy seria Europa: el reino nazarí de Granada.

Ese 2 de enero, la ciudad de Granada capitulaba tras dos años de asedio constante de las tropas de la reina Isabel y el rey Fernando y de haber firmado las Capitulaciones de Granada entre los Reyes Católicos y el sultán nazarí Boabdil.

En dicho tratado, aparte de defender los intereses culturales, religiosos y económicos de los habitantes de la ciudad, Boabdil se aseguraba unas tierras en La Alpujarra para vivir allí el exilio con su familia al entregar las llaves de Granada a los cristianos.

La leyenda cuenta que, mientras Boabdil se retiraba con su familia hacia su nuevo hogar, Aixa, la madre de este y una mujer de mucho carácter que jamás aceptó ceder a los cristianos su reino, le soltó, supuestamente, a su hijo la frase de “Llora como mujer por lo que no supiste defender como hombre”. Pero no hay constancia histórica ni de lo que fue el exilio de Boabdil ni, mucho menos, de que Aixa le dijera a esa frase a su hijo.

Origen de la frase

Entonces ¿de dónde viene esa frase? Como he dicho, no hay registro de que se dijera la frase, pero sí que se sabe que, según las fuentes consultadas, en el siglo XVI, en una carta, el obispo fray Antonio de Guevara habla sobre dicho episodio y cuenta que un miembro del séquito de Boabdil escucho como Aixa, la madre del caudillo destronado, habría dicho sin dirigirse directamente a su hijo: “Justa cosa es que el rey y los caballeros lloren como mujeres, pues no pelearon como caballeros”.

A partir de esta frase, la mitología sobre la “Reconquista” y las diferentes variaciones a lo largo de los siglos han modificado una y otra vez dicha frase hasta la que nos ha llegado a nuestros días.

Esta frase nos da mucho de que pensar. Una vez más, podemos ver como la Historia se ha llegado a inventar hasta tal punto de dar por verdadera una frase que ni sabemos si se llegó a decir jamás o no.

En el caso de esta frase, esta leyenda ha llegado a dar nombre al lugar donde supuestamente Aixa le dijo esto a su hijo: el suspiro del moro.

Como historiador, creo que, una de las reflexiones que debemos hacer es que hay que reivindicar muchísimo más la importancia y relevancia de las fuentes, sean escritas o no, porque son ellas la primera mano para saber lo que sucedió.

Es verdad que puede ser que estas fuentes también estén manipuladas o que interpreten la realidad de una manera u otra, pero siempre habrá otra fuente más fiel a la verdad que nos ayudará a descifrar lo que la otra fuente manipula.

La otra reflexión que deberíamos hacer es la del desmantelamiento definitivo del concepto de Reconquista al proceso de conquista de los territorios musulmanes del Al-Ándalus por parte de los reinos cristianos.

Reconquistar implica recuperar algo perdido y los reinos cristianos jamás perdieron dicho territorio porque nunca fue suyo porque los musulmanes que llegaron con Tariq en el año 711 lucharon y derrotaron a los visigodos, que eran un pueblo totalmente diferente a lo que eran los cristianos que iniciaron esa conquista del territorio peninsular.

 

Carlos Llanas Vizcaino

@carlosllanas_

@rincondhistoria